Posteado por: Maderley | septiembre 28, 2010

Realidades surreales

La sociedad del semáforo, de Rubén Mendoza

Antes de hablar de la película, confieso que escuchar y leer a Rubén Mendoza es un deleite para mi mente. Lo considero un hombre brillante y arriesgado, pero sobretodo realista y capaz de contarle a otros esa realidad que hace parte de nuestras esquinas, de nuestros semáforos, de nuestras vidas.

La sociedad del semáforo la esperaba hace muchos años, sólo con leer las entrevistas y escucharlo me entraba la curiosidad por saber qué nos quería contar. Cuando vi La cerca, un cortometraje suyo, supe que había mucho talento y mucha realidad en su relato. Y ahí me entraron más ganas de hacer parte de la sociedad…

Hace unas semanas, después de mucho esperar la vi y sí, cumplió con expectativas y dejó a la deriva otras más, pero me quedó claro que es una película real, que en un grupo de personas retrata otra de las verdades de mi país, me mostró a su gente, los sueños, los encuentros y desencuentros, los engaños, las tristezas y la esperanza.

Hay diálogos flojos y actuaciones a medias en algunos momentos, lo que no la hace mala, simplemente demuestra que en su dirección y guión tenemos a un nuevo talento, uno que no le va temer a mostrar imágenes de la verdadera Colombia, esa que recorremos a diario, pero que siempre ignoramos.

Vale la pena verla, porque sí o porque no, pero vale la pena. Si te gusta, te enamora; si no te gusta, te desilusiona, pero sea lo que sea, siempre te generará alguna opinión llevada a la reflexión. Es cine colombiano, son historias de siempre, como las que veíamos con los Caliwood, es un cine que me gusta y me disgusta, es un cine que disfruto.

Adelante La sociedad, buena cosecha de crítica, éxitos y muchos espectadores.

Posteado por: Maderley | septiembre 14, 2010

Cuando una esperanza se va…

Es difícil pensar que una persona no cercana a ti ha marcado tanto tu vida. La semana pasada se silenció la voz de una persona que admiré durante mucho tiempo, el cuento es que apenas el miércoles pasado me di cuenta que lo admiraba. Alguien decidió silenciarlo y no le permitió seguir sembrando esperanza en aquellos niños que pasaban por su guardería.

A él lo conocía hace más de 15 años, fue el primer maestro de mi sobrino, quien le enseñó a leer, escribir y contar; un hombre lleno de carisma y entusiasmo por la enseñanza. Él es el modelo de muchos que ahora casi son profesionales. Se fue, pero dejó grandes huellas en esta ciudad, que ahora despide a sus grandes líderes, tal vez porque algunos no saben apreciar el valor de la enseñanza, del compartir y de querer ser mejores seres humanos.

Al llorar su muerte me di cuenta de lo mucho que quiero mi ciudad, y de como me duele sentir que se está manchando por la rebeldía de unos que no quieren la esperanza de otros tantos… Quisiera pasar del miedo a la esperanza, así como lo planteó Fajardo, quisiera salir a la calle sin miedo a encontrarme con tristes noticias como la que recibí la semana pasada… Quisiera sentir que la esperanza no se va, sino que permanece y que es el reflejo de todos esos que se preocuparon por formar ciudadanos de bien, hombres tenaces y llenos de buena energía.

Gracias Nacho por tocar el corazón de tantos, incluido el de aquellos que solo te conocíamos de paso… Y como en La lengua de las mariposas, gracias por llenar de sorpresa a todos esos pequeños Chicos que una vez te escucharon con tanta atención y admiración, como la que siento yo…

Posteado por: Maderley | enero 31, 2011

La taquilla de El Paseo

El paseo, de Harold Trompetero (2010)

Acabo de ver “El paseo“, dirigida por Harold Trompetero y producida por Dago García Producciones. Antes de entrar a la sala, que tenía todas las plazas vendidas, ya me imaginaba que no valía la pena y al verla lo confirmé, simplemente quería entender la razón por la que es HOY la película más taquillera del cine colombiano y aún estoy tratando de descifrar:  ¿será un asunto de Marketing? ¿Será Carolina Gómez? ¿Será el sello de Dago y de Caracol? ¿Será la canción de Juanes? ¿Será Cartagena?

Queda claro que Dago García ya se ganó un espacio en la cartelera nacional y que sus estrenos cada 25 de diciembre, son los más esperados del cine nacional y eso es porque su cine es “cercano”, “popular”… Uno se siente viendo una de las tontas historias de Caracol, o al menos ese fue mi sentir todo el rato. Por ahora tengo la tarea de ver El jefe, de Jaime Escallón, la apuesta de RCN, clara competencia de la otra, de la cual tampoco espero mucho

Contrario a esto, la semana pasada vi Retratos en un mar de mentiras, de Carlos Gaviria, de la cual tampoco esperaba mucho y apenas pude verla la semana pasada en el Colombo Americano y sinceramente, esa sí me sorprendió y me gustó, y por algo tan sencillo porque el director supo contarme esa historia y se notaba una excelente dirección de actores. Que pesar que películas como esa, como El vuelco del cangrejoLa sociedad del semáforoLos viajes del viento, entre otras, no logren atraer a ese público que prefiere reírse con historias sin sentido como la que nos trae Dago en esta última entrega: un paseo completo de mal gusto.

No sé, lo único que me queda claro es que lo más emocionante de la película fue la compañía que tuve en ella: una pareja de abuelos que no se soltaron de las manos mientras la vieron… el amor eterno…

Posteado por: Maderley | septiembre 9, 2010

Los CiberEncantos del Cibernarium…

Justo hoy que es el último día en Cibernarium me he encontrado con una de esas mujeres adorables que representa a esas tantas que en estos dos años llegaron a las cápsulas con la ilusión de ser tan expertas en el tema de ordenadores e internet, así “como los chicos de hoy en día”… Mientras hacía las llamadas de la Evaluación de Impacto me he topado con Marcelina Gómez Ameijeiras, una gallega radicada en Barcelona y que gracias al Cibernarium hoy habla de tú a tú con sus nietos, amigos y conocidos.

Mar Gómez, mi nueva amiga de facebook es una mujer de 78 años que ahora no sólo me habla de Youtube, Messenger, hotmail e internet, sino que actualmente asiste a cursos de Photoshop y Dreamweaver, porque siempre le ha gustado el mundo del diseño. Agradece haber encontrado en los formadores del Ciber “a unas personas pacientes y con ganas de enseñar”, que le ayudaron cuando tenía dudas y que siempre le preguntaban “quiere el dossier en catalán o castellano”, cosa que, dice ella, agradecía porque en ninguna otra insitución tienen presente a las personas que no hablan catalán.

Hoy detengo mis horas de trabajo y llamadas telefónicas para compartir la alegría de una de esas personas que aprendió con nosotros y que sigue teniendo la ilusión de entrar en el mundo del “fotochoc”, como Mar lo llama o de esa cosa extraña que es el “mensenger” o el “eskaipe”, tan extrañas que le permitieron hacer videoconferencias con Irene Ramos Presentadora, nombre en Youtube de su nieta, quien viajó hace algunos meses a Cali a hacer un reportaje con una mujer de la comunidad LGTB.

Ahí vemos, lo fascinante de nuestro trabajo, que aunque a veces nos agota, siempre dejará en nuestra mente recuerdos como el de Mar o más bien como el de holaguay… el nombre de usuario de su correo electrónico…

Posteado por: Maderley | marzo 15, 2010

Cuando la vida es un sueño

Precious, de Lee Daniels

Gabourey Sibide es una sinfonía para los ojos y la mente del espectador con su magnífica interpretación de Precious, una joven de 17 años que sabe soñar a pesar de la triste realidad que la rodea. Una madre que la odia por ver en ella a la mujer que se llevó todo el amor de su marido, dos hijos producto de las violaciones de su padre y un hombre blanco y guapo que la acompaña en su imaginación.

Precious es un viaje a lo bonito que tiene el cine de contarnos historias que nos alertan de la realidad que viven muchas personas en el mundo, en este caso niñas que esperan una oportunidad que les permita cumplir todos sus sueños. A medida que la película avanzaba pensaba en las Precious de Medellín y en esas que mi hermana tanto conoce, esas chicas que encontraron en ella a una Srta. Rain que les brindara el cariño que no encontraban en casa.

Una excelente película con una Mariah Carrey que sorprende con sus cortas apariciones, un guapo Lenny Kravitz que pasa desapercibido como enfermero  y acompañante de los sueños de Precious, una banda sonora increíble y unos planos que hacen que los sueños de ella, también sean los nuestros y los de muchos niños del mundo.

Posteado por: Maderley | enero 21, 2010

Mi alfabetización digital

Hace 8 años llegó el primer ordenador a mi hogar y aunque ya conocíamos algunas de sus ventajas, todavía no nos habíamos familiarizado con él porque sólo sabíamos de experiencias cercanas de algunas personas que lo habían utilizado como una herramienta de conexión con el mundo. Mi sobrino Bryan y yo, en ese momento éramos los que teníamos “conocimiento” del uso y la importancia del ordenador, entonces con algunas nociones básicas de las clases de informática de la escuela comenzó el descubrimiento de este nuevo mundo.

Tal impacto causó el nuevo miembro de la familia, que para su utilización fue necesario poner horarios para no interrumpir los deberes o el ocio del otro. Fue así que con una conexión telefónica al módem, utilizamos Internet para abrir nuestras cuentas de correo electrónico siguiendo los pasos indicados en http://www.hotmail.com, y esto si que fue todo un reto, pues vimos que no era suficiente con poner el nombre de usuario que deseábamos porque ya en el mundo o más bien en la red, había otra persona que se nos había adelantado.

Bryan y yo, estábamos maravillados de encontrar en este aparato todas las alternativas para navegar por el mundo. Llegamos a un punto en el que sólo queríamos realizar nuestros trabajos allí y ya ni salíamos con nuestros amigos porque preferíamos estar en casa buscando amigos en la red, comunicándonos con nuestra familia en el extranjero o encontrando alguna disculpa para estar siempre conectados.

Nos dejamos seducir en su momento por el ordenador y por ser los portadores del “conocimiento” nos dedicamos a explorar olvidándonos de los otros miembros de la familia, quienes también querían hacer parte de este mundo. Cuando nos enteramos de todo el tiempo invertido delante en esto, simplemente por ocio o por obligación, decidimos mostrarle todas sus ventajas a los demás y fue ahí cuando comenzó en serio la aplicación o más bien la práctica de nuestra “alfabetización digital”.

Hoy él está a punto de graduarse como Ingeniero de Sistemas y yo trabajo como formadora de Alfabetización Digital en Barcelona. A Bryan, por su tenacidad y disciplina, le dedico las primeras líneas de mi blog, deseándole lo mejor en la nueva etapa que comienza.

– El anterior es un fragmento de la introducción de la Memoria Final del Máster de Comunicación y Educación. –

Categorías